Aprende a dar un masaje de espalda paso a paso (Con vídeo y pasos)

Con esta guía aprenderá a dar un masaje de espalda a su cónyuge, a cualquier otro familiar o a los amigos cuando más lo necesiten. ¡Le agradecerán que domine este arte curativo!

Según los monjes tibetanos, la columna vertebral es una de las partes más importantes de nuestro cuerpo. Sobre todo teniendo presente los niveles de bienestar de nuestro organismo dependen casi por completo del estado de nuestra columna vertebral.

Algo que se puede llegar a comprobar tras recibir un masaje de espaldas. Cualquier persona puede aprender a dar un masaje de espalda de forma optimizada. En esta pequeña guía le enseñaremos como los pasos más básicos e importantes para dar un masaje casero como si fuera un auténtico profesional.

¿Por qué se produce el dolor de espalda?

Existen muchas causas que producen dolor de espalda a la que estamos expuesto diariamente. Por ejemplo, el estrés y realizar determinadas acciones a lo largo del día puede desencadenar un dolor de espalda insoportable. Entre las que destacan realizar malas posturas a la hora de coger peso y sentarse. En muchos casos se produce simplemente por llevar muchas horas de pie.

Cómo dar masajes de espalda a alguien con dolor

Consejos antes de dar un masaje de espalda

Los expertos aconsejan realizar una serie de acciones antes de dar cualquier masaje para que la persona que va a recibir el masaje de espalda se encuentre lo más cómoda y relajada posible. Lo más indicado es preparar y crear la atmósfera más adecuada para ello sigue los siguientes consejos:

  • Un lugar tranquilo y en silencio. Será necesario buscar un lugar apropiado para realizar el masaje de espalda donde pueda existir la máxima concentración. Debe ser un lugar apartado del ruido y de posibles interrupciones. De esa forma conseguiremos que la persona pueda sentir los masajes que recibe con mayor intensidad.
  • La temperatura. Uno de los aspectos más importantes de la adecuación del lugar es la temperatura, teniendo presente que el aceite perfumado que suelen utilizarse puede hacer que la piel se enfríe con mayor facilidad. Algo que puede perturbar la sensación de bienestar de quien recibe el masaje.La temperatura ideal está en unos 21 º aproximadamente. Siendo mejor que se encuentre más templada que fría. Por ello calienta la habitación antes, asegúrate de que no existan corrientes de aire y si fuera necesario cubra algunas partes del cuerpo con toallas mientras se recibe el masaje. No olvide de calentar un poco el aceite que vaya a utilizar en sus manos o poniéndolo previamente un poco al lado de un calentador.
  • Utilice la iluminación adecuada. Es muy importante que la luz no dé directamente en el rostro de la persona que recibe el masaje de espalda. Recuerde que a pesar de que tenga los parpados cerrados se puede crear cierta tensión muscular si tiene el foco de la luz directamente sobre los ojos.
  • Música ambiental. Muchos especialistas aconsejan no usar música ambiental para dar masajes ya que puede crear distintas sensaciones que pueden llegar incluso a molestar. No obstante para la mayoría de masajistas poner música ambiental es una opción importante. Lo más recomendable es dejarse llevar por la intuición y si se ofrece música ambiental saber elegir la temática más adecuada a la situación.
  • Las manos. Ante de dar un masaje debe asegurarse que sus uñas no están largas y que disponen de la temperatura adecuada. Flótelas antes de dar un masaje si la tienes frías. Y por otro lado es importantísimo que se lave bien las manos antes de comenzar.

Cómo dar un masaje de espalda casero

Como dar un masaje de espalda en casa

Al ser una de las partes de más tamaño del cuerpo se suele emplear mucho más tiempo en ella y dejarla para el final. Siga las siguientes instrucciones básicas para dar un masaje casero efectivo.

  • Existe dos tipos de toques; básicos y largos. Sería ideal utilizar los dos en un masaje de espalda aunque siempre es preferible empezar por el básico.
  • Puede realizar los movimientos en ambas direcciones apuntando hacia la columna pero si llegar a cubrirla. No resulta muy grato recibir masaje directamente sobre la espina dorsal. Se aconseja separar las manos cuando llegue a la columna además de minimizar la presión ejercida.
  • Es importante mantener una presión firme en las manos y usar el peso del cuerpo.
  • Se debe incluir un masaje en las nalgas también.
  • Siga el surco que va desde la columna hasta los hombros. Repita este movimiento al menos 4 veces por sección con las dos manos.

Te recomiendo ojear el siguiente vídeo para entender los pasos y ver cómo se realizan los movimientos sobre la espalda de la persona:



 

Como utilizar las manos para dar masajes de espalda

La primera vez que va a utilizar sus manos para dar el masaje será para extender el aceite.

Para ello realizará movimientos suaves y muy superficiales con los dedos de las manos. Después se aconseja empezar a realizar caricias con un poco más de presión, utilizando las dedos de las manos haciendo círculos. Para trabajar más a fondo los músculos ponga sus dos manos en forma de “L”.

Es decir el dedo pulgar deberá estar en 90º con el resto de dedos. Y el movimiento consiste en mover los cuatros dedos en dirección al dedo pulgar aplicando presión y fuerza. Tendrás que repetirlo unas tres veces por toda la espalda. Ya por último se utilizara los nudillos evitando la columna vertebral lo máximo posible.

Tendrás que deslizar los puños desde la cinta hacia arriba ejerciendo presión.

Aceites para masaje de espalda

Recuerda que el aceite es la herramienta básica de cualquier masajista. Sin aceite no podríamos deslizarnos con facilidad por la superficie de la espalda. Teniendo presente que esta es su función principal.

Los masajistas profesionales utilizan aceite mineral o vegetal. Y aunque ambos ofrecen las mismas  características, destaca el mineral por disponer de un precio más económico. Para muchos especialistas el aceite vegetal es el mejor para el masaje sobre todo porque son más adecuados para el cuidado de la piel.

Entre los aceites vegetales más usados para dar masajes caseros se encuentra el aceite de girasol y el de oliva.

Masajeador eléctrico para la espalda

Afortunadamente si no tienes a nadie que pueda darte un masaje también existen otras alternativas: comprar un masajeador de espalda eléctrico. Un aparato indicado para personas que sufren constantes dolores de espalda. Especialmente para aquellas que padecen de lumbalgias o cervicalgias.

Están diseñados para ejercer la presión indicada para aliviar músculos doloridos y cansados. Puede incluso ayudar a eliminar nudos y contracturas. Siendo la principal ventaja el hecho que puede usarse de forma individual.

tips de masajes para la espalda

En el mercado actual puedes encontrarte con masajeadores eléctricos que funcionan por vibración, calor o que pueden combinar ambas funciones. Si tu presupuesto no es muy elevado de momento dispones de otra opción más económica: comprar masajeadores de madera. Incluso si tienes ya un masajeador eléctrico en casa, no estaría mal echar en el bolso un masajeador de madera, ya que suelen ser de pocas dimensiones, para tenerlo a mano cuando lo necesites en el trabajo.

Truco final

Cuando termine de dar el masaje deje uno momento a solas a la persona para que se levante poco a poco. Mientras prepárale un zumo de fruta como colofón final.

Otras ventajas a la hora de dar masaje de espalda

El masaje puede convertiré en una forma más de comunicación. Por ejemplo, si cuando abrazamos a los demás, algo que normalmente hacemos cuando saludamos, creamos un vínculo social importante, lo mismo puede llegar a ocurrir si la persona recibe un masaje de un amigo o familiar.

Muchos expertos y entendidos en el tema afirman que la persona que recibe le masaje absorbe una experiencia física y mental muy difícil de describir. Siendo considerado además una excelente forma de comunicación para crear vínculos de confianza, respecto y empatía.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar